Semblanza del General de Brigada Eusebio Hernández Pérez

REVISIÓN HISTÓRICA

 

Semblanza del General de Brigada Eusebio Hernández Pérez

 

Resemblance of Brigadier General Eusebio Hernández Pérez

 

 

Humberto González Quijano, Rosa Margarita Suárez Díaz

Hospital Militar Clínico-Quirúrgico Docente Dr. Mario Muñoz Monroy.

 

 


RESUMEN

Se realizó una revisión biográfica sobre Eusebio Hernández Pérez, médico matancero que alcanzó el grado de General de Brigada del Ejército Libertador, Catedrático de la Universidad de La Habana, miembro de la Academia de Ciencias de Cuba y una destacada figura política en las primeras décadas de la República. Participó en las tres guerras contra el colonialismo español, mantuvo estrecha vinculación con los principales jefes militares del Ejército Libertador: Máximo Gómez, Antonio y José Maceo, Calixto García y José Martí. Más tarde, junto a Mella, fundó la Universidad Popular "José Martí" y se opuso a la dictadura de Gerardo Machado. En el presente trabajo se resalta su valentía, patriotismo, independentismo y profesionalidad como médico; con el objetivo de divulgar y exaltar los valores de esta relevante personalidad de la medicina cubana y de la historia de Cuba, un ejemplo para los médicos militares. Se destaca su alzamiento en la "Guerra de los Diez Años", su participación en la "Guerra Chiquita", en el "Plan Gómez - Maceo" y en la "Guerra del 95". Además se distingue su desempeño profesional como obstetra y como profesor universitario. La vida y obra del doctor Eusebio Hernández Pérez constituyen un ejemplo de patriotismo, valentía y superación profesional. Un patriota ejemplar, paradigma muy en especial para los médicos militares, que tienen en él un modelo a imitar.

Palabras clave: Eusebio Hernández Pérez; médico militar.


ABSTRACT

A biographical review was made on Eusebio Hernández Pérez, a Matanzas doctor who achieved the rank of Brigadier General of the Liberation Army, Professor at the University of Havana, member of the Cuban Academy of Sciences and a prominent political figure in the first decades of the Republic. He participated in the three wars against Spanish colonialism, maintained close ties with the main military leaders of the Liberation Army: Máximo Gómez, Antonio and José Maceo, Calixto García and José Martí. Later, together with Mella, he founded the Popular University "José Martí" and opposed the dictatorship of Gerardo Machado. In the present paper, his courage, patriotism, independence and professionalism as a doctor are highlighted; with the objective of divulging and exalting the values of this relevant personality of Cuban medicine and of Cuban history; an example for military doctors. Its rise in the "Ten Years War", its participation in the "Chiquita War", in the "Plan Gómez - Maceo" and in "War of 95" stands out. In addition, his professional performance as an obstetrician and as a university professor is distinguished. The life and work of Dr. Eusebio Hernández Pérez are an example of patriotism, courage and professional improvement. An exemplary patriot, paradigm very special for military doctors, who have in him a model to imitate.

Key Words: Eusebio Hernández Pérez; military doctor.


 

 

INTRODUCCIÓN

Perfeccionar la enseñanza y divulgación de la historia de Cuba, es objetivo del trabajo educativo que se desarrolla en las diferentes carreras de perfil biomédico, en interés de reforzar valores como la nacionalidad y el patriotismo, fortalecer la unidad nacional y promover la comprensión sobre el origen y desarrollo de la nación cubana, la consolidación de un pensamiento propio y la tradición patriótica, cultural, solidaria e internacionalista del pueblo cubano.1

En la formación integral de los profesores y estudiantes, en especial los de medicina militar, sobre la base de la formación y consolidación de valores,2 es importante profundizar en el conocimiento de la vida y obra del Dr. Eusebio Hernández Pérez, quien fue durante sus 80 años de vida un luchador por la independencia de Cuba. Por su participación en la preparación de las guerras contra España, la valentía derrochada en los combates, el patriotismo demostrado en todas sus actividades y su espíritu de superación profesional, alcanzó el grado de General de Brigada del Ejército Libertador y el nombramiento de catedrático de la Universidad de La Habana, por examen de oposición.

Fue un antimperialista consecuente, participó en las luchas contra la dictadura de Machado. Se vinculó con Mella y otros revolucionarios e intelectuales progresistas de su época.

Para resaltar la vida obra de este patriota y cumplir, además, el precepto martiano de "Honrar, honra", se elabora este artículo con el objetivo de servir de apoyo en la divulgación y exaltación de los valores de esta relevante personalidad de la historia de Cuba y de la medicina cubana; un ejemplo a seguir para los médicos militares.

 

DESARROLLO

El 18 de enero de 1853 nace en Colón Matanzas, Eusebio Hernández Pérez, diez días antes que José Martí, coincidencia histórica. Este insigne patriota (Fig. 1) con solo 16 años de edad se incorpora a la guerra del 68.

 

 

Hernández Pérez participa en febrero de 1869 en el alzamiento de Monte Corojo, levantamiento encabezado por Gabriel García Menocal en Jagüey Grande, administrador del ingenio "Australia"; padre del futuro Mayor General del Ejército Libertador Mario García-Menocal Deop; quien fuera presidente de la república mediatizada.

Eusebio fue prisionero y condenado a muerte, logró escapar en el momento de la ejecución, valiéndose de su juventud, destreza y la sorpresa. Durante "La Guerra Chiquita" fue el coordinador entre Oriente y La Habana, hasta que se vio forzado a huir a los Estados Unidos ante la inminencia de su detención por las autoridades españolas.3

Aunque no se conoce sobre la participación directa del doctor Eusebio Hernández en las acciones combativas libradas en el occidente de Cuba, sí se sabe que laboraba en el fomento de la insurrección en las provincias de Matanzas y Las Villas;4 contribuyó a fortalecer el movimiento insurrecto en esta zona, destacándose la figura del General de Brigada Cecilio González Blanco.5 El nombre de "Guerra Chiquita" puede inducir a pensar que fue un suceso de pequeñas dimensiones, sin embargo en esta contienda murieron 170 patriotas, resultaron heridos 109, y tomaron 307 prisioneros de guerra. Llegaron a existir 5831 alzados. Los españoles emplearon alrededor de 56 000 hombres y sus gastos ascendieron a 22 millones de pesos para sofocar estas manifestaciones independentistas.6

El doctor Eusebio Hernández participó activamente en el plan Gómez-Maceo, conocido como "Programa San Pedro Sula". Fue director del hospital de Tegucigalpa, Honduras, y se vinculó con el Mayor General Máximo Gómez Báez, que era jefe militar del puerto de Amapala y de San Pedro Sula. Como parte del plan Gómez-Maceo, Eusebio Hernández debía salir para Cuba en una expedición desde Kingston con Agustín Cebreco, José Maceo y otros patriotas. Viajó a Guatemala y El Salvador con la misión de recaudar fondos y captar hombres. Es interesante destacar la respuesta de Tomás Estrada Palma, administrador del correo de Tegucigalpa en ese entonces, a Eusebio en ocasión de entregarle una carta de Gómez invitándole a ocupar un lugar en el movimiento. El expresidente de la República en Armas respondió "que no tomaba parte en ese movimiento porque él era anexionista".

El doctor Eusebio refirió que al informar la negación de Estrada Palma al Mayor General Gómez, la respuesta fue: "el general la comentó en términos muy pintorescos, aunque era una opinión que Estrada había sustentado en plena guerra del 68".7 Ya Gómez conocía de la tendencia impía de este nefasto personaje de la historia de Cuba.

En el capítulo donde se analiza el frustrado plan de Gómez y Maceo en el libro de "Historia Militar de Cuba" el Dr. Eusebio Hernández, que aún no tenía grados militares, se menciona en nueve ocasiones; lo que demuestra su importante participación en la estrategia militar organizada por estos libertadores.

Durante el mes de octubre de 1880 conoce a Antonio Maceo, en tierras jamaicanas. Su gran y continuada amistad lo consagró también como médico de casi toda la familia Maceo. Fue precisamente el doctor Eusebio Hernández el que tuvo la responsabilidad de dar atención al parto de la jamaicana Amelia Marriat con la que Maceo sostuvo relaciones amorosas.

Se convertiría en el médico que asistió al nacimiento de Antonio Maceo Marriat, único descendiente directo de Antonio Maceo que sobrevivió a su muerte. Asistió también como médico en 1880 a Bernarda Toro Pelegrín, la esposa del Generalísimo Máximo Gómez, durante el parto de su hijo Fernando. Entre 1880 y 1887 fueron muy estrechos los vínculos del doctor Eusebio con el Mayor General Antonio Maceo. Es oportuno recordar, al mencionar esta relación con Maceo, que hubo otro general matancero muy vinculado con el Titán de Bronce, el General de Brigada Silverio Sánchez Figueras, que según el historiador Jiménez de la Cal, fue "el general matancero que durante toda su vida estuvo más cerca del Mayor General Antonio Maceo".8

Eusebio Hernández se destaca en su superación profesional, partió a España, Madrid, a estudiar la licenciatura. Después de contraer matrimonio, en 1888 se radica en París y realiza viajes a Berlín para estudios de la especialidad de Ginecología y Obstetricia. En 1889 conoce en París al doctor Pinard, considerado un reformador de la Obstetricia contemporánea, como profesor de partos de la Facultad de París. Ganó las simpatías del profesor Pinard por su afinidad profesional e ideas libertarias y se convierte en uno de sus discípulos.

Esa etapa de su preparación le daría una alta notoriedad profesional, que lo llevarían posteriormente, en la república mediatizada, a ser considerado un eminente obstetra y ginecólogo, fue catedrático de la Universidad de La Habana; plaza que logró ocupar por oposición. En 1926 fue nombrado miembro de la Academia de Ciencias de Cuba y de la Sociedad de Obstetricia de Francia.

El doctor Sarduy Nápoles lo catalogó como "padre de la Obstetricia cubana".9 El Doctor en Ciencias y maestro de la Ginecología y Obstetricia latinoamericanas, profesor Ubaldo Farnot Cardoso, en el acto por el 156 aniversario del natalicio del héroe, "ilustró a todos, con una cronología exacta sobre la actividad patriótica, científica y docente de Eusebio Hernández en los siglos XIX y XX".10

En el artículo "Historia de la salud en Colón: etapa neocolonial" de los autores Álvarez Aragón, Bosque Márquez y colaboradores, reconocen al doctor Eusebio Hernández como figura prominente de esa localidad. En su homenaje la filial universitaria de la facultad de ciencias médicas en esa ciudad, lleva su nombre.11

Su participación en la preparación de la guerra del 95, vinculado con José Martí y los Generales Máximo Gómez, Antonio Maceo, Calixto García, José Maceo y José María Rodríguez fue notoria. A las órdenes del Mayor General Calixto García desembarca el 24 de marzo de 1896 en el vapor "Bermuda" por Maraví, Baracoa con otros 78 expedicionarios; entre ellos el doctor Pedro E. Betancourt (matancero que llegaría a Mayor General), el doctor Martín Marrero y el abogado matancero Cosme de la Torriente Peraza.12 Posteriormente queda en el Estado Mayor del Mayor General José Maceo. En mayo de 1896 el General en Jefe Máximo Gómez le otorga el grado de Teniente Coronel y se mantuvo junto a él durante un período de la campaña bélica desarrollada por Gómez. Se destacó en los combates de Saratoga, por lo que fue ascendido a Coronel.

Participó también en el combate de Loma del Hierro el 21 de agosto de 1896 bajo el mando del Mayor General Calixto García; en los combates de Cascorro del 21 de septiembre al 3 de octubre de 1986 a las órdenes del Generalísimo Máximo Gómez y en la toma de Guáimaro del 17 al 28 de octubre de 1896, en esta ocasión bajo el mando del Mayor General Calixto García.13

El Consejo de Gobierno reclamó sus servicios como secretario de relaciones exteriores de la República en Armas, cargo al que pronto renuncia debido a discrepancias con el presidente Salvador Cisneros Betancourt y se incorpora nuevamente a las filas libertadoras del Mayor General Gómez y posteriormente a las dirigidas por Calixto García con quien participó en los ataques a Las Tunas y Guisa el 28 y 30 de agosto de 1897, en los que se le ocasionó cuantiosas pérdidas al ejército español.

En todos esos combates el doctor Eusebio Hernández prestó atención como médico militar a los numerosos heridos en las difíciles condiciones de campaña, con escasos recursos la mayoría de las veces, estos hechos demostraron su pericia profesional y acrecentaron su prestigio dentro de la tropa.

El Mayor General Calixto García lo envió en enero de 1898 a los Estados Unidos para recuperar su salud; la vida en la manigua, las precarias condiciones en las que acampaban durante varios días, y la escasez de alimentos debilitaron su organismo.

El 24 de agosto de 1898 fue ascendido a General de Brigada y elegido representante a la asamblea de Santa Cruz del Sur. Desde Nueva York donde residía en esos momentos renunció por encontrarse la isla ocupada militarmente por los norteamericanos, desde el primero de enero de 1899, con la designación del gobierno de ocupación militar encabezado por el general John R. Brooke y a partir de diciembre de 1899 por el general Leonard Wood.

El General de Brigada Eusebio Hernández se opuso siempre a la política injerencista y anexionista de los Estados Unidos, expuesta por el propio presidente William Mc Kinley el 5 de diciembre de 1899 en su mensaje al congreso al referir: "La nueva Cuba, al levantarse de las cenizas del pasado, necesita estar sujeta a nosotros por lazos de singular intimidad y fuerza para asegurar su prosperidad duradera. Si aquellos lazos serán orgánicos o convencionales, los destinos de Cuba están de alguna manera y forma legítima irrevocablemente unidos con los nuestros, pero cómo y hasta dónde se determinará en el futuro por la madurez de los acontecimientos".14

A esta política injerencista y anexionista se opuso siempre el General de Brigada Eusebio Hernández, dando muestras de su patriotismo y lealtad a los ideales por lo que luchó toda su vida.

El 9 de enero de 1899 regresó a Cuba acompañando el cadáver del Mayor General Calixto García a petición del General Carlos García Vélez, su hijo. En Cuba emplazó al gobierno interventor a definirse públicamente sobre la independencia de Cuba. Al frustrarse la independencia de Cuba debido a la intervención yanqui mantuvo sus mismas convicciones patrióticas apoyando las causas más progresistas y combatió con todas sus fuerzas las tendencias anexionistas.

En la república se destacó como luchador social, candidato a la vicepresidencia de la república en las primeras elecciones republicanas. Repudió la posición del Presidente Estrada Palma y a pesar de no simpatizar con él, no apoyó a los liberales que se alzaron en agosto de 1906; porque creía, "que era preferible un mal gobierno nuestro antes que otra intervención extranjera". En 1907 pronuncia un discurso en el que exige la plena soberanía de Cuba; patentizando así su independentismo. Con esa postura patriótica evidenció desde tan temprana fecha, su consideración, muy similar a la del Doctor en Ciencias Pedagógicas Reimundo Quesada: "La geopolítica ha constituido, desde fines del siglo XIX, el esquema que soporta la política exterior estadounidense y que se reafirma en el tránsito del estado a su fase imperialista".15

Fue precandidato a la presidencia de la república por el Partido Liberal en las primeras elecciones republicanas (año 1902). Siempre solidario de los intereses de los obreros, defendió la emancipación de la mujer, el derecho a la educación y a la salud gratuita. Abogó por la protección del niño y del anciano, la regulación del horario laboral y otras obras de mejoramiento social. Su avanzado pensamiento social tiene coincidencia con los postulados incluidos en la conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista, presentado en el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba en abril del 2016.16 Portuondo Pajón en su artículo titulado "Dr. Eusebio Hernández: verdadero hombre de ideas avanzadas", hace referencia al pensamiento progresista de ese prócer independentista.17

Participó junto a Julio Antonio Mella en la fundación de la Universidad Popular José Martí. Su última actividad pública fue el recibimiento y la velada de las cenizas de Mella el 29 de septiembre de 1933, donde en la guardia de honor junto a su compañero Juan Marinello se enfrentó a las fuerzas represivas del gobierno de Grau San Martín y del jefe del ejército coronel Fulgencio Batista; otra muestra más de su valentía y patriotismo.

Él se autodiagnosticó en 1926 cáncer de colon y planificó la operación, lo que hoy se conoce por colostomía, que según él, debía evitarla; "antes prefería la muerte". Fue operado por el doctor Seller en Berlín, que lo hizo con absoluto éxito, aunque tuvo que mantenerlo seis meses con un tratamiento permanente. En el enfrentamiento a la enfermedad demostró su valentía personal una vez más.

En Cuba se le confirieron las órdenes Gran Cruz de Carlos Manuel de Céspedes y la Orden de la Cruz Roja Nacional.

Fallece en La Habana el 24 de noviembre de 1933 a los 80 años, víctima de un edema pulmonar agudo, fue velado en la Academia de Ciencias, pues el gobierno del presidente Grau San Martín hizo presiones para que las organizaciones estudiantiles se negaran a que el Profesor Eusebio fuera velado en el Aula Magna de la Universidad de La Habana.

Sus restos fueron sepultados en la Necrópolis de Colón de la ciudad de La Habana el 25 de noviembre de 1933 en un panteón familiar, sin los honores que merecía este insigne patriota cubano.

El 18 de enero de 2011, al cumplirse el aniversario 158 de su natalicio, sus restos fueron trasladados al panteón de los veteranos de las guerras de independencia en la necrópolis de Colón en La Habana, mediante una ceremonia solemne (Fig. 2). El acto fue presidido por el Dr. José Ramón Machado Ventura, el general de cuerpo de ejército Ramón Espinosa Martín, Dr. Roberto Morales Ojeda, Dr. Eusebio Leal Spengler y otros dirigentes del Estado y del gobierno. En la clausura de la ceremonia, Eusebio Leal dijo: "Al depositar sus restos, sentimos que hacemos un justo homenaje y que contribuimos a que los héroes de la Patria, ocupen el centro como ejemplo y virtud viva para las generaciones futuras".18

 

En su honor el hospital materno de Marianao (Maternidad Obrera), la filial de la Facultad de Ciencias Médicas en Colón y una calle de esa ciudad llevan su nombre; hay bustos suyos en el parque de su ciudad natal y en "Maternidad Obrera" de Marianao. Su esfinge se encuentra en el Hospital Universitario "Calixto García", como homenaje eterno de un pueblo que sabe reconocer a un patriota y un cubano digno.

Otro importante homenaje es el establecimiento por la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología, en reconocimiento de los méritos patrióticos, científicos y docentes, ha instituido del Premio Profesor Eusebio Hernández. Instituido a partir del 23 de noviembre de 2012, al recordar el 79 aniversario de su muerte para rendir tributo permanente a la figura del padre de la Obstetricia cubana. Otorgado a partir del XV Congreso Nacional de Obstetricia y Ginecología de mayo de 2013, año en que se cumplió el aniversario 160 de su natalicio.19

Luego del análisis de las fuentes revisadas se ha comprobado que la vida y obra del Dr. Eusebio Hernández Pérez es un ejemplo imperecedero de patriotismo, valentía y superación profesional. Desde los 16 años evidencia su amor a la patria y a la libertad de Cuba, por la que luchó durante toda su vida, incluyendo su oposición a la dictadura de Machado. Incansable antimperialista y luchador social en la república mediatizada.

Ascendió a general de brigada del Ejército Libertador, supo ganarse el respeto de los principales jefes militares de las guerras contra España, de sus compañeros de lucha que lo eligieron representante a la asamblea de Santa Cruz del Sur, logró alcanzar méritos profesionales que lo hicieron merecedor de ser Catedrático de la Universidad de La Habana y miembro de la Academia de Ciencias de Cuba por valías ganadas por su esfuerzo propio, tuvo el respeto y la admiración de los profesores de medicina.

Todos los cubanos dignos deben sentirse orgullosos de contar en la historia del país, con un patriota ejemplar como el Dr. Eusebio Hernández Pérez; muy en especial los médicos militares cubanos, que tienen en él un paradigma a imitar.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Rodríguez Rodríguez ER, Navarro Agüero EM. Objetivos de trabajo del Partido Comunista de Cuba. En: Alma de la nación cubana. La Habana: Casa Editorial Verde Olivo; 2014.

2. Lafaurié Ochoa Y, Garrido Lena L, Figueredo Llera R, Cossio Figueroa RN, González JF, Rodríguez Flores M, Sánchez Dager G. Introducción. En: El trabajo educativo y la extensión universitaria en las ciencias médicas. Manual metodológico. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2009.

3. Escalante Colás A, Jiménez González E, Gómez Balboa F, Sautié Mohedano P, Sánchez Rodríguez J, Ferrás Guerrero A.Hernández Pérez Eusebio (1853-1933). En: Diccionario Enciclopédico de Historia Militar Cubana: Biografías. La Habana: Ediciones Verde Olivo; 2001. p. 188-9.

4. Escalante Colás A, Jiménez González A, Cepero Echemendía O, Hernández Garaboto J. La Guerra Chiquita. En: Historia Militar de Cuba. La Habana. Casa Editorial Verde Olivo; 2009.

5. Escalante Colás A, Jiménez González A, Gómez Balboa F, Sautié Mohedano P, Sánchez Rodríguez J, Ferrás Guerrero A. González Blanco Cecilio (1842-1880). En: Diccionario Enciclopédico de Historia Militar Cubana. Biografías. La Habana: Ediciones Verde Olivo; 2001.

6. Escalante Colás A, Jiménez González A, Cepero Echemendía O, Hernández Garaboto J.La Guerra Chiquita. En: Historia Militar de Cuba. La Habana: Casa Editorial Verde Olivo; 2009. p. 53-4.

7. Escalante Colás A, Jiménez González A, Cepero Echemendía O, Hernández Garaboto J. El Plan Gómez-Maceo. En: Historia Militar de Cuba. La Habana: Casa Editorial Verde Olivo; 2009. p. 66-7.

8. González Quijano H. Vida y obra del General de Brigada Silverio Sánchez Figueras. Rev.Med.Electrón. [Internet]. 2016 Abr [citado 2017 Ene 19] ; 38(2): 307-12. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1684-18242016000200021&lng=es

9. Sarduy Nápoles M. "El padre de la Obstetricia Cubana: un soldado sin condiciones". Rev Cubana Obstet Ginecol [Internet]. 2013 jun [citado29 sep 2016]; 39(2): 71-2. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138-600X2013000200001&lng=es

10. Sarduy Nápoles M. Dr. Eusebio Hernández y Pérez. Mambí, obstetra, patriota y maestro. Rev Cubana Obstet Ginecol [Internet]. 2009 Jun [citado 29 sep 2016]; 35(2):1. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138-600X2009000200001&lng=es

11. Álvarez Aragón M, Bosque Márquez BZI, Sánchez Urra L, Velázquez Ortega M, Piñero Amigo Y. Historia de la salud en Colón: etapa neocolonial. Rev Méd Electrón [Internet]. 2013 Nov-Dic [citado 29 sep 2016]; 35(6):634-42. Disponible en: http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202013/vol6%202013/tema09.htm

12. Escalante Colás A, Jiménez González A, Sánchez Rodríguez J, Ferrás Guerrero A. García Iñiguez Calixto. Bermuda (segunda, 24-3-1896). En: Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba: Expediciones navales. La Habana: Ediciones Verde Olivo; 2005.

13. Escalante Colás A, Jiménez González A, Sautié Mohedano. Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Acciones combativas. La Habana: Ediciones Verde Olivo; 2003.

14. López Civeira F, Loyola Vega O, Silva León A. La República. En: Cuba y su historia: Segunda parte La República (1899-1959). Editorial "Félix Varela"; 2007.

15. Quesada Romero R, Gálvez García L G, Miranda Crespo EH, Carmenate García AM, Argüeso Fernández PE. Introducción a la seguridad en el mundo actual. En: Seguridad Nacional y Defensa Nacional para los estudiantes de la Educación Superior. La Habana: Editorial Félix Valera; 2013.

16. Partido Comunista de Cuba. Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista. En: Tabloide con documentos del 7 Congreso del PCC. Cuba, 2016.

17. Portuondo Pajón I. Dr. Eusebio Hernández: Verdadero hombre de ideas avanzadas. La Habana: Rev Haban Cienc Med. [Internet]. 2008 [citado 29 sep 2016];7(1):1. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-519X2008000100003&lng=es&nrm=iso/&tlng=es

18. Sarduy Nápoles M. El Doctor y General Eusebio Hernández Pérez descansa en el sitial de honor de los héroes de la Patria. La Habana: Rev Cubana Obstet Ginecol [Internet]. 2011 ago [citado 29 sep 2016];37(2):132-5. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138600X2011000200002&lng=es

19. La Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología y los estudiantes de Ciencias Médicas recuerdan al General y Profesor Eusebio Hernández Pérez. Rev Cubana Obstet Ginecol [Internet]. 2013 mar [citado 29 sep 2016];39(1):69-70. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138600X2013000100009&lng=es

 

 

Recibido: 28 de febrero de 2017.
Aprobado: 20 de abril de 2017.

 

 

Humberto González Quijano. Hospital Militar Clínico-Quirúrgico Docente Dr. Mario Muñoz Monroy. Correo electrónico: bibliotecahm.mtz@infomed.sld.cu

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




URL de la licencia: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/